domingo, 30 de enero de 2011

Estrategias para mejorar las destrezas de la redacción

Luego del análisis del instrumento de recolección de información aplicado a los estudiantes pertenecientes a la muestra, logramos acumular elementos suficientes para proponer algunas estrategias, que puedan contribuir a subsanar las dificultades detectadas en cuanto a la redacción.
Práctica de la lectura analítica:
Esta estrategia consiste simplemente en la lectura sistemática, diaria y controlada. Puede ser de cualquier tema del agrado del lector, pero lo deseable es que el material de lectura tenga relación directa con la disciplina objeto de estudio del alumno. Para efectuar la lectura analítica recomendamos los pasos siguientes:
1) Seleccionar el material de lectura.
2) Disponer como mínimo de quince a veinte minutos diarios.
3) Disponer de un lápiz o creyón, preferiblemente bicolor.
4) Ubicar la idea principal en cada párrafo.
5) Subrayar las palabras nuevas o cuyo significado se desconozca.
6) Separar las palabras objeto de duda, buscar su significado y anotarlo.
7) Comparar las acepciones dadas por el diccionario con el sentido dado por el autor al texto que se lee.
8) Determinar la intención del autor y el estilo utilizado.
Desarrollo de la redacción:
Igual que en cualquiera otra actividad intelectual, para desarrollar una redacción coherente, que cumpla con la finalidad propuesta, se requiere seguir un orden lógico y sistemático. A continuación proponemos los pasos más importantes para redactar un escrito:
1. - Planificación de la redacción
En esta primera fase recomendamos establecer un plan que involucre el tema sobre el cual se escribirá., documentarse en base al tema objeto de la redacción y elaborar una lista de las partes más importantes de las cuales constará el escrito.
2.- Elaboración de la redacción:
La planificación previa de la redacción prepara para determinar el contenido acerca del cual se escribirá. Es recomendable elaborar un borrador en base a un esquema planteado en la planificación.
Algunos autores recomiendan tener en cuenta que esta etapa consiste solamente en ampliar las ideas y exponerlas en oraciones completas, sin preocuparse mucho de la corrección ni del estilo. Lo más importante en esta etapa es darle forma, mediante la escritura, a nuestras ideas.
3.- Revisión de la redacción:
Consiste en la aplicación de una especie de auto evaluación, por lo cual se recomienda disponer de un tiempo prudencial para llevarla a cabo. Se sugiere dejar reposar el texto y luego leerlo como si se tratara de someter a la crítica el trabajo realizado por otra persona. Otra estrategia válida y efectiva es dárselo a leer a un colega, para tener una segunda opinión, mucho más objetiva que la del autor del texto y además se podrá contar con un punto de referencia.
Queda al juicio del autor del escrito la corrección que le dará el acabado final al trabajo redactado, sea éste un informe, un artículo para una revista especializada, una monografía, un trabajo de ascenso o una tesis. La corrección debe incluir la revisión del estilo, la coherencia lexical, el tipo de vocabulario usado y la ortografía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada